ASU LAB: ASUNCION LABORATORIO ABIERTO [Un proceso maestro]

El primer premio del concurso de ideas para la revitalización del centro histórico de Asunción propone un proceso, dejando de lado el concepto de plan maestro, que desde el punto de vista de la propuesta este concepto habría caducado, planteo que desde el título provoca una seducción imposible de contener la curiosidad.

Y es que en estos tiempos que corren, cualquier idea que no pueda estar en constante evolución se estancaría, como ocurrió tantas veces en tantos “planes maestros” archivados, como si la palabra plan maestro nos habilitase como urbanistas o arquitectos a delinear el futuro del futuro que muere a la hora de superarse o de mutar según las necesidades y nuevas funcionalidades que puedan surgir, el sólo concepto de proceso maestro ya nos habla de la amplitud con la que fue concebida la idea de ASU LAB.

Quizás sea por eso que desde el título elegido y el proyecto propuesto, tendencialmente nos genera las ganas de ampliar el proyecto más allá del centro histórico y aplicarlo a toda la ciudad. (Se podría comenzar un plan piloto en el centro histórico y luego ampliarlo al resto de la ciudad)

Diseñar un proceso de cambio requiere el “expertise” que sólo pueden tener profesionales que se dedican a temas urbanos y que tienen probada experiencia en ello, con un profundo conocimiento de lo que está ocurriendo en el lugar, a través de una minuciosa investigación para poder evaluar y analizar a profundidad los recursos con los que ya contamos, ya sean recursos materiales o de gestión.

Las iniciativas institucionales (top-down) conjuntamente con las iniciativas ciudadanas (bottom-up), hoy por hoy han demostrado ser la manera más acertada de construir urbanidad y comunidad, motivando una nueva manera de hacer ciudad, que nos involucra a todos y nos compromete a sabernos responsables de ese futuro mejor tan ansiosamente esperado, entendiendo la ciudad de otra manera, tomando como referencia iniciativas internacionales así cómo también iniciativas locales que ya están en marcha, demostrando un excelente manejo del concepto “glocal” (global  + local).

El proceso es complejo, pero resulta perfectamente abarcable para una ciudad de la escala de Asunción.

Entendemos que la propuesta es crear un espacio-interfaz- multidisciplinario desde el cual trabajar transversalmente los temas de la ciudad, es por eso que nos cuesta un poco ubicarlo en algún lugar específico.

Muchas de las iniciativas identificadas en la presentación realizada para el concurso ya están en marcha, por lo que el optimismo con el cual recibimos la propuesta de ASU LAB es innegable y a su vez nos hace responsables a todos los que soñamos con una ciudad evolucionada a ponernos la mochila y llevar adelante la construcción de la Asunción del futuro: inclusiva, sustentable y humana.

Melina Pekholtz 

image

MAS ALLA DE UN PLAN MAESTRO [Acerca del Concurso Plan CHA – Centro Histórico de Asunción]

El llamado a concurso del Plan CHA, fue muy controvertido desde sus bases y requisitos para las inscripciones, pasando por acusaciones de orden político, nadie podía negar el carácter propositivo y constructivo de la iniciativa.

Si bien tantas trabas para la participación generaron un descontento colectivo de muchos profesionales del medio, que lejos de buscar alternativas para participar, se dedicaron a conjeturar acerca de distintas variables que fueron alejándolos de la propuesta para llegar al centro de una protesta casi resentida.

Luego de una primera reacción “setentosa” por las trabas y la internacionalización del concurso, se modificaron algunos requisitos y se postergaron las fechas tanto de inscripción como la de entrega de las propuestas, que habilitaban a la gran mayoría de los profesionales paraguayos, que para ese entonces ya estaban con la rabia a modo de panfleto.

Si bien el “premio”, no es un premio sino más bien un contrato vinculante al desarrollo de un proyecto ejecutivo, que está muy lejos de cubrir los costos de un proyecto de semejante envergadura, cosa que podría ser muy cuestionable, es sabido que los concursos por lo general no son una instancia de trabajo rentable.

Lo cierto es que más allá de todo lo objetable, muy pocas voces de influencia se alzaron a favor de una iniciativa que mucho más que aspectos discutibles, planteaba temas urgentes y en extremo positivos para una zona de la ciudad que está cada vez más degradada y olvidada en pro de todos los desarrollos inmobiliarios que se están generando en el otro polo de la ciudad.

El Centro Histórico de la ciudad de Asunción parece estar atravesando un período de indefinición, en el cual hay pistas sobre una posible catálisis hacia un futuro renovado y mejor pero también hay situaciones de emergencia que nos hacen ver que la situación de degrado e improvisación está en estado  de urgencia y es un compromiso como profesionales y ciudadanos hacer algo AHORA, no mañana, ni pasado, YA, AHORA MISMO!

Pero mientras tanto como gremio, seguimos disparando contra nosotros mismos, atentando contra nuestros colegas, contra toda propuesta que no venga de una producción o un sector en particular, buscando la propuesta superadora que todos tienen bajo la manga, en los ejercicios realizados en los talleres de la facultad o en anteriores concursos ya realizados, buscando siempre una excusa para dividirnos y que finalmente algún mesías de la tierra colorada se encargue de nosotros en algún futuro pluscuamperfecto, cuando se le cante la sagrada gana.

Con los resultados a la vista, sólo podemos concluir que hay que avanzar proponiendo y haciendo, no gestos individuales y aislados, sino acciones ciudadanas que puedan tener el impacto necesario para dar ese giro a la implementación de programas que generen un marco normativo coherente , con una dirección clara sobre la cual la ciudad debe avanzar y crecer, un plan de ordenamiento territorial a 50 años, claro, contundente, perfectible, etapabilizado y sustentable.

La propuesta ganadora es indiscutible, y no podíamos cerrarnos a que fuera foránea por un afán de proteccionismo local, en un mundo con cada vez menos barreras para la innovación, por lo tanto, lo que necesitamos es justamente abrazar la diversidad para poder superar este letargo en el que estamos rivalizando contra nosotros mismos. Es decir, abrirnos al diálogo y superando prejuicios o preconceptos, conocer lo ajeno y si es posible enriquecernos con nuevos aportes.

Melina Pekholtz - Francisco Pfannl

image

A PROPOSITO DEL PREMIO PRITZKER 2014 [Reinterpretando la arquitectura tradicional japonesa desde lo social]

Shigeru Ban, el gran arquitecto de materiales reutilizados y de la arquitectura de emergencia  no sorprende con este reconocimiento.

Su incansable trabajo experimentalista con materiales alternativos abrió caminos que fue explorando y superando obra tras obra incursionando en programas sociales que fueron delineando una carrera que supo innovar desde tantas aristas.

Si bien podemos pensar su arquitectura desde una óptica atemporal e internacional en sus últimos trabajos, resulta imposible no ver sus raíces tan profundamente japonesas, su pasión por una cultura donde la riqueza y la belleza no son tangibles, ya que están por encima de lo material, de lo visibleestán en el concepto, en las sensaciones y reflexiones que generan sus obras.

Es así que podemos comparar sus sistemas constructivos a los de los antigüos templos japoneses, particularmente el caso de las oficinas Tamedia en Zurich con el templo de Kyomizu-dera en Kyoto, en los cuales ninguna de las piezas que los conforman en uno u otro caso tiene ningún tipo de amarres metálicos y de ningún otro tipo más que sus encastres a modo de rompecabezas de madera.

Su propuesta arquitectónica va mucho más allá de la tecnología empleada, de los materiales utilizados, de la espacialidad propuesta o de la forma resultante, para darnos una lección de vida: su devoción a la humanidad.

Y es que la profundidad de sus planteos arquitectónicos nos llevan a adentrarnos en los temas más nobles no sólo de la disciplina sino de la sociología e incluso la filosofía.

Toda su labor no es más que la reivindicación de lo humano por encima de todo lo que a veces no nos deja ver a la arquitectura como lo que realmente es: una disciplina al servicio de la humanidad, al servicio de todo eso que nos hace más humanos, más cercanos.image

COMENTARIO A LA CIUDAD ACTUAL [ASUNCION,PARAGUAY]

HACER CIUDAD no es construir torres y complejos comerciales con puentes, hacer ciudad es construir urbanidad, va mucho más allá de los ladrillos, la urbanidad sí es progreso, es evolucionar hacia una convivencia más inclusiva, participativa y sustentable, contemplar las principales problemáticas de la ciudad para dar soluciones pensadas, proyectadas y planificadas. 
En este momento Asunción está a la deriva, el urbanismo sigue siendo una disciplina desconocida y olvidada en una nube de teorías que no se aplican a nuestra realidad ya sea por falta de gestión o por intereses de quienes por desarrollar proyectos económicamente más atractivos, depredan nuestra ciudad, y mientras tanto nos quieren enceguecer con los espejos y las luces de las olas azules.

DE ACA PARTIMOS [ASUNCION DEL PARAGUAY, BARRIO LAS MERCEDES]

Cuando viajamos, y exploramos otras ciudades, otras sociedades y otros modos de habitar, nuestra forma de ver las cosas está siempre tamizada por los lentes de nuestro origen, de dónde venimos, es decir desde donde nos paramos a contemplar este nuevo paisaje que nos rodea, nos resulta imposible ser objetivos o neutrales.

Venimos de una ciudad que alguna vez fue llamada “Madre de ciudades”, hoy ese nombre sólo es parte de la historia, que nos convoca quizás a conocer esas ciudades o todas las ciudades.

Queremos compartir nuestros descubrimientos y cada imagen que nos devuelve esa mirada curiosa de exploradores urbanos que se rebuscan en los rincones y en cada esquina de las ciudades que a su vez nos van descubriendo a nosotros mismos.

Todo esto no pretende ser más que un registro, para nos-otros, y para el recuerdo de lo que se fue gestando desde la retina para adentro.

Esperamos poder revelar ese motor interno que nos mueve a buscar siempre otras realidades  a través de todas nuestras curiosidades.